¿Sientes que caminas con paso rotundo y firme?
Si has contestado que sí a las dos preguntas, te felicito con todas mis ganas y si has contestado que no, sigue leyendo porque hoy estás de suerte.
Cuando la gente me pregunta: José, ¿qué haces para estar “modo On” siempre?
Automáticamente les digo: no siempre estoy modo On, eso no lo está nadie…

IMG_0481

El tema es que he aprendido a utilizar mi mente a mi favor y ahora el “modo OFF” me dura muy poco.
De hecho, no lucho para no estar en OFF… si algún día por  alguna razón estoy más decaído o me apetece parar un  poco, disfruto también de la sensación de quietud y paz, y  en consecuencia, valoro también ese estado emocional.
Aunque bien es cierto, de forma habitual disfruto de gran energía y un entusiasmo grandioso… he de reconocerlo,
Me ilusiono rápido y por infinidad de cosas.

Así que, para mí, el cambio más importante de mi vida, ha sido aprender a manejar mi mente a mi favor e incorporar una forma de pensar y ver las cosas que me hace superarme día tras día, y notar los cambios tan increíbles que he hecho me mete en el bucle positivo.

Y hablando ahora de ti: ¿En qué punto de los que he comentado te has sentido identificado por proximidad o lejanía?
Te lo digo, porque aquí la palabra clave de todas es APRENDER. ¡Se puede aprender!

Y aquí te dejo algunas claves para que tomes conciencia de lo que puedes mejorar.
⦁ ¿Cómo estás disfrutando el presente?
⦁ ¿Qué arrastras del pasado? ¿Positivo para tu estado emocional? ¿Negativo para tu estado emocional?
⦁ ¿Cómo percibes el futuro? ¿Ilusionante, apasionante y te hace vibrar alto? ¿Sin pasión, sin foco y algo borroso?

Párate un segundo a realizar este ejercicio y así te darás cuenta de cuantos pensamientos pasan todos los días por nuestra mente, de forma recurrente y sin prestarles atención.

Y esto va mucho más allá, porque tal cual estés pensando, así te estarás sintiendo de forma habitual y tu vida discurre con esos términos de grandeza, ilusión, pasión o por el contrario, negatividad, desgana y confusión.

Las personas que tienen un rumbo definido y saben claramente dónde se dirigen, disfrutan de una claridad que les permite centrarse en lo realmente importante y toman decisiones con una rapidez y agilidad que les hace avanzar a una velocidad muy superior a los que no tienen un rumbo definido y sienten conflictos cada vez que tienen que tomar una decisión.

Y para terminar, y utilizando el término que he utilizado al principio del post, las personas que no tienen dirección o que la dirección que están llevando no les apasiona, se sienten en modo OFF, como apagados, sin desprender la energía de la que realmente son dueños y que les pertenece al 100%. Pero están como apagados, en piloto automático, sin vibrar alto…

Por el contrario, las personas que tienen un rumbo definido, claro, nítido y lo viven con pasión, disfrutan de un modo ON constante, del que no tienen prácticamente ni que forzar nada, sale de forma natural. Disfrutan de una energía prácticamente inagotable y en consecuencia se vuelven imparables. Van a por sus sueños con determinación y en consecuencia ven el presente y el futuro con una ilusión desbordante.

Espero que te haya gustado el post, que comentes lo que realmente te apetezca y si entiendes que puede ser de utilidad a otras personas, puedes compartirlo y tanto yo como esas personas te estarán agradecidas.
Un saludo y feliz día para todos.
¿Cómo estás?

Compartir: